Una mañana en el museo

Esta mañana ha sido especial. Nos hemos ido de excursión a un pueblo de Burgos, Salas de los Infantes. El motivo de trasladarnos hasta allí ha sido ir de visita al Museo de los Dinosaurios. Y es que Leocadio nos prometió ya hace algunos días, que si investigábamos cuál fueron los dinosaurios que hubo en Burgos, nos tendría preparada una sorpresa. Así que hoy, hemos podido ver “in situ” fósiles de muchos de los dinosaurios que aquí habitaron hace ya miles de años: Demandasaurus, Polacanthus, Iguanodón, Estegosaurus…

¡Nos vamos de preestreno!

Esta mañana ha sido especial. En la cesta de almuerzos no hemos dejado nada de lo que traemos habitualmete para el almuerzo porque lo que abundaban eran las palomitas. Y es que hoy era el día que llevábamos esperando que llegará desde que Leocadio estuvo en nuestra clase por última vez porque…¡hoy nos hemos ido al cine!

Una experiencia única: ir al cine con todos nuestros compañeros y ser los primeros niños de toda España que hemos podido disfrutar  de “El viaje de Arlo”.

De paseo por la Quinta

Ya estamos bien adentrados en el otoño, pero las temperaturas que tenemos estos días no son las que debieran acompañarnos en esta época del año.

Hoy, hemos decidido salir del aula para dar un paseo por la Quinta y de esta manera poder comprobar que aunque el tiempo no acompañe a la estación, los paisajes van modificando su aspecto.

No hemos ido solos, nuestros compañeros de 3º B y el Padre Aníbal nos han acompañado. Lo hemos pasado genial viendo ardillas, cogiendo castañas, buscando setas y haciendo una lluvía de hojas.

Mirad lo bien que lo hemos pasado.

 

Nos vamos de excursión

Con muchas ganas e ilusión  hemos pasado el día en la Granja- escuela de Arlanzón.

Cuando nos bajamos del autobús, los cuatro monitores que pasaron con nosotros el día, ya nos estaban esperando para darnos la bienvenida. Después de hacer las presentaciones oportunas, nos organizaron en cuatro grupos para realizar los talleres que nos habían preparado: cocinar rosquillas, plantar semillas, dar de comer a  los animales y recolectar alguna verdura del invernadero.

Al mediodía cogimos fuerzas, comimos todos juntos en el comedor y después tuvimos tiempo libre para jugar.  Ya por la tarde, y antes de irnos, pudimos dar un paseo y disfrutar del bonito paisaje que alrededor de la granja hay.

Acabamos agotados, pero mereció la pena pasar un día como este en una escuela muy diferente a la nuestra.