Excursión a la olmeda.

Menudo día, menos mal que llevabamos mucha agua y dentro de la villa romana se estaba fresquito. Primero paramos en el museo arqueológico de Saldaña y después nos fuimos a la Olmeda, allí hemos aprendido muchas cosas, pero algunas nos dejaron boquiabiertos, como lo de los baños, y los sistemas que ya tenían para calentar y enfriar las casas, que tios más listos lor romanos.

P70614-110731