Con la casa a cuestas

Quizá en España no nos lo hemos planteado seriamente y es que, para temas inmobiliarios, seguimos siendo todavía de ideas más o menos fijas, poco flexibles. Sin embargo, las casas modulares son populares en algunos países de Europa y, particularmente, en Canadá y Estados Unidos. La razón principal es su relación calidad-precio, bastante más competitiva que la de la vivienda tradicional.
Con el fin de conocer las características y ventajas de las viviendas prefabricadas, el pasado viernes 5 de mayo, los alumnos y profesores del Ciclo de Instalación y Amueblamiento decidimos visitar el Grupo Eurocasa Modular, situado en el Polígono Industrial de Villalonquéjar. Esta empresa lleva más de 30 años fabricando diferentes tipos de construcciones modulares, fijas o móviles, tales como villas de distinto tamaño, bungalows para campings, casas de troncos, viviendas low cost, etc.

Al llegar, el equipo de atención al cliente nos recibió muy amablemente. Mientras esperábamos al gerente, José Ramón Santamaría, nos hicieron una foto de bienvenida para documentar nuestra visita en su página web (http://www.eurocasas.com/noticias/estudiantes-de-c-e-la-merced-jesuitas-visitan-eurocasa). José Ramón, que desempeñó el papel de atento guía durante toda la visita, fue antiguo alumno de nuestro colegio, donde cursó estudios de Formación Profesional relacionados con la rama de Madera y Mueble.
Durante nuestro recorrido por la línea de montaje, nos sorprendió mucho conocer que esta empresa equipa en más de un 95% todas sus construcciones. Se encarga de la fabricación e instalación de cubiertas, tabiques, suelos, puertas, ventanas y prácticamente todo el mobiliario, así como de la red eléctrica y la fontanería. A pesar de las dimensiones de la nave industrial que alberga las instalaciones, fue admirable comprobar como todos los departamentos estaban perfectamente organizados y delimitados en el espacio, sin mezclarse ni confundirse sus diferentes funciones y responsabilidades.
Eurocasa cuenta, incluso, con un departamento textil y otro de innovación y desarrollo. Este último ha permitido al grupo empresarial llevar a cabo notables mejoras en la fabricación de aislamientos, creando patentes propias.
Asimismo, la tecnología utilizada para la fabricación de mobiliario es puntera, contando con máquinas tan sofisticadas como una seccionadora de alto rendimiento y un control numérico computerizado capaz de realizar, a toda velocidad, las más complejas filigranas sobre la madera y sus derivados.
Una vez visto el proceso de elaboración y montaje dentro de la nave, en el exterior nos esperaban expuestos cuatro modelos de casas prefabricadas: la Gran Villa, la Campera, la Rústica y la Mod; todas ellas muy singulares. Eso sí, puestos a elegir, optamos por unanimidad y sin lugar a dudas por la Gran Villa. ¡Pedazo de casoplón!
Y así, sin sustos tras la posible compra, gracias a la asistencia integral que brinda la empresa, solo tendríamos que esperar 90 días para recibir nuestra futura vivienda. Llave en mano, los señores de Eurocasa se encargan de todo el papeleo y el transporte hasta el lugar de destino elegido, llámese pueblo, playa, montaña…
Un único detalle nos detendría a la mayoría. Y es que, a pesar del buen precio, como dijera Quevedo, “poderoso caballero es Don Dinero”.