Campamentos de verano en Navas del Marqués

AVISO A TODAS LAS FAMILIAS:

La llegada prevista para el jueves a las 14:00 horas cambia su ubicación por las obras en los patios del colegio y tendrá lugar en LA PLAZA SANTA TERESA.

 

IMPORTANTE

Para acceder a las galerías de fotos es necesario una contraseña:

  • Contraseña es el nombre del tutor de 3º C de primaria. (La primera en letra en mayúscula. Ejemplo: Fernando).
  • Pueden encontrar su nombre en la página 122 del catálogo.

 


 

Miércoles 13

Último día completo en las Navas del Marqués. Nos despertamos con algo más de tranquilidad que en los días precedentes para dar mayor reposo al cuerpo. Lucía Martínez amanece a ritmo de cumpleaños feliz (a petición de sus compañeras de habitación) puesto que hoy cumple 11 años y lo celebrará con sus compañeros del campamento. En el desayuno un pequeño detalle para ella y comenzar así el día con el cariño de todos.

Toca recoger pensando en es que es último día y en unas horas deberemos dejar la casa como la encontramos. Limpieza de habitaciones, zonas comunes y empezar a organizar la maleta ocupa los primeros momentos del día.

Antes del mediodía nos dirigimos de nuevo a las piscinas del pueblo para pasar un día tranquilo y donde cada uno ocupa su tiempo de la manera que más le apetezca. Juegos de cartas, conversaciones tranquilas, juegos en el agua con y contra los monitores, disfrute del sol que nos ha acompañado todos estos días…

A la hora de la comida regreso al albergue para comer y descansar un rato antes de volver a la piscina para despedirnos con un último baño. Con la merienda vamos dando por terminada la jornada de piscina.

Duchas, nervios, carreras por el pasillo y sesiones de peluquería improvisada, todo ello antes del comienzo de la cena. Todos quieren estar guapos para este último rato de diversión.

La cena se ajusta a la expectactiva de nuestros chicos. Hamburguesa, sándwiches, patatas, refrescos y helado, todo ello para dar paso al momento de música, baile y diversión que tanto han esperado para despedir estos días que hemos pasado juntos.

Después de la cena y antes del baile entrega de regalos a nuestros chicos. Una braga para el invierno y una camiseta que recordará su participación en estos campamentos. Fotos por habitaciones y de grupo para seguir disfrutando.

Esperemos que todos lo hayan pasado bien y que guarden buen recuerdo de las experiencias vividas en Las Navas del Marqués 2016.


Martes 12

Se nota que los días van pasando, el cansancio se acumula y cuesta madrugar cada vez más. Sueño e intriga por qué haremos hoy se juntan a partes iguales camino del tablón de anuncios. ¡Visita a la Warner! La noticia corre como la pólvora y los más perezosos se ponen en marcha.

Desayuno ligero para el viaje y tras poco más de una hora y tres cuartos en autobús por tierras de “El Escorial” llegamos al Parque Warner. Nuestros chicos se organizan en pequeños grupos y, mapa en mano, se disponen a disfrutar de las atracciones para los más intrépidos. Atracciones de agua y montañas rusas ocupan los primeros momentos del día.

La hora de la comida es el mejor momento para comentar aún con excitación con los compañeros cuáles han sido las mejores experiencias dentro del Parque. Enseguida hablan sobre cómo organizar su tiempo de la tarde. El Parque ofrece también diversos espectáculos que sirven de descanso en un día tan caluroso. Academia de Policía, Scooby Doo y Batman son los más conocidos.

La hora de la merienda (un poco más tarde de lo habitual), pone fin a nuestra visita, y con irremediable cansancio por las fuertes emociones vividas ponemos rumbo a casa. En el autobús se mezcla el sueño con las ganas de llegar al albergue para una buena ducha.

Tras la cena, última batalla de Romel y Monty que decidirá quién gana la guerra en esta ocasión.

La reflexión de la noche pone punto final a otro día intenso. Algunos marchan a la cama con el recuerdo del día de hoy. Todos duermen más rápido de lo habitual. ¿Les quedarán fuerzas para lo que nos falta?


Lunes 11

Mañana esperada por la mayoría de los chicos. Los días se acaban y aún nos quedaba por visitar el Parque Aquopolis en Villanueva de la Cañada (Madrid), así que la mayor parte de ellos daban por hecho que hoy era el día indicado para disfrutar del parque.

Viaje corto y amenizado por los cánticos y animaciones típicos de estos días en el autobús. Casi sin darnos cuenta los toboganes y demás atracciones acuáticas aparecen delante de nuestros ojos y los peques empiezan a alborotarse.

Una vez dentro y ya organizados es tiempo de disfrutar con los compañeros. Son muchas las anécdotas acontecidas, así que os remitimos a las fotos de la galería para haceros partícipes de su diversión.

El viaje de vuelta es igual de divertido. La sensación de haberlo pasado genial nos acompaña a lo largo de todo el trayecto, al tiempo que comparten las “aventuras” vividas. También hay algunos a los que les fallan las fuerzas y caen rendidos nada más arrancar el autobús.

Tras una ducha reparadora y reponer fuerzas en la cena, nuestros chicos se convierten una vez más en los protagonistas. Es momento de mostrar al resto de compañeros su buen humor, imaginación y diversión en una velada que no dejó indiferente a nadie. Todos participaron dando lo mejor de sí mismos. Cambiamé, Got Talent y El Hormiguero fueron sus parodias preferidas.

Reflexión y a dormir que mañana habrá más sorpresas.


 

Domingo 10

Cumplimos ya una semana en nuestro campamento de Las Navas del Marqués. Este domingo día 10 de julio colaboramos en la celebración de la misa en el pueblo mediante lectura, peticiones, cánticos y ofrendas. De las ofrendas presentamos nuestros talleres realizados: llavero rana, cartera comic y atrapasueños, y así agradecemos a todo el pueblo el recibimiento de este año y la gentileza que nos demuestran todos los días.

Primer momento de tiempo libre en el que nuestro administrador económico (Javier Angulo), reparte una pequeña cuantía económica, que aprovechan para realizar unas comprillas pensando en las familias y algún capricho.

La comida de hoy queda un poco grande porque todos almuerzan más de lo previsto y hubo algún atracón a dulces.

Por la tarde últimos preparativos de la velada de los pequeños que tendrá lugar mañana lunes por la noche. Cada uno colaborará con sus habilidades más ocultas, canciones preferidas, imitaciones y bailes.

Después de la merienda realizamos unos juegos en el Robredal, una zona natural preciosa con la fuente del Sauco y un espacio ideal donde realizamos juegos como campos quemados, relevos, carreras de sacos y soga-tira. Vencer a los monitores en el juego de soga-tira fue todo un reto.

Noche cinéfila en familia disfrutando de la película Del revés (Inside out) a petición popular.

Con la reflexión diaria nos vamos a dormir, ya  nos queda menos y seguimos disfrutando del día a día.

¡Mañana os seguiremos contando!


 

Sábado 9

Sueño profundo que la música no es capaz de despertar. Los monitores se emplean a fondo para ir despertando a la tropa poco a poco. Se nota que los días pesan, pero finalmente la emoción de un nuevo día termina por poner en marcha a todas las habitaciones.

Afrontamos hoy nuestro último día de talleres. El llavero con la ranita, la cartera de comic y el atrapasueños han mantenido entretenidos a nuestros chicos al tiempo que les han servido como regalo, decoración y en muchos casos como excusa para despertar su imaginación y creatividad.

Antes de la comida algo de tiempo libre para seguir preparando la velada con la que mañana nos amenizarán nuestros campistas. Los ensayos ya prometen.

Ya por la tarde terminamos los talleres y tras la merienda y con tiempo muy agradable, toca una pequeña marcha hacia “El Valladal”, un bonito paraje que al tiempo que nos sorprende con sus bonitas vistas, nos purifica con su aire limpio. El paseo se interrumpe con las vistas desde un mirador, escalada a rocas naturales, juegos con piñas y una parada para refrescarnos y llenar de nuevo las cantimploras en el área recreativa.

Vuelta distendida al albergue para continuar con el planing del día. Tras las duchas y cena, acabamos el día con la segunda parte de la velada de Hundir la flota y Pasapalabra. Cambio de grupos para que todos disfruten de ambas dinámicas.

Con la reflexión diaria nos vamos a dormir. Mañana domingo participaremos en la misa del pueblo que además está en fiestas.


 

Viernes 8

Nuestros chicos duermen sabiendo que hoy tocaba madrugar lo que es sinónimo de una actividad fuera del albergue. Cuesta ponerse en marcha y las caras de sueño hacen que el desayuno sea más tranquilo de lo habitual. Pasaremos el día fuera, y tras leer el “planing” del día en el corcho algunos empiezan a hacer sus propios planes para las diferentes actividades que realizaremos.

Nos desplazamos en autobús hacia la localidad del Barraco, lugar dónde pasamos la primera parte de la mañana visitando el Museo de la Naturaleza Valle del Alberche conociendo la flora y sobre todo la fauna de un entorno, tan variado en ese aspecto, como en el que nos movemos. También pusimos a prueba nuestras habilidades en un parque de árboles con plataformas a diferentes alturas. Tirolinas, pasos tibetanos, puentes malayos y rápeles examinan el atrevimiento de nuestros chicos siempre con las máximas medidas de seguridad.

Tras la comida tipo pic-nic seguimos con nuestra jornada dirigiéndonos al pantano del Burguillo para disfrutar de un refrescante baño e iniciarnos en el piragüismo y padel surf. Chaleco salvavidas, remo y un compañero de faena son suficientes para dar un divertido y exigente paseo en piragua a lo largo de las aguas del pantano que este año está a rebosar.

Muchos piden a gritos la merienda después de tan grande esfuerzo. Ha sido un día muy exigente por lo que el viaje de regreso al albergue se convierte en un buen momento para echar una cabezadita.

Ya en el albergue, las tareas habituales de última hora de la tarde. Duchas y a cenar, ¡¡que hoy toca tortilla de patata!! Recogemos el comedor y sin tiempo para más nos dirigimos a organizar con los capitanes la estrategia para la segunda partida de Romel y Monty. De nuevo un emocionante juego que acaba con la victoria del equipo de Romel. Monty no se rinde y promete dura batalla el próximo día.

Acaba el día con la reflexión y rápido a dormir que alguno lo necesita.


 

Jueves 7

Amanecemos al grito de ¡¡Viva San Fermín!! Los días pasan y ya es nuestro quinto día de campamentos. El Ratoncito Pérez visitó esta noche a dos de nuestros chicos a los que se les había caído un diente días atrás. Desayuno y labores de organización de la casa.

Hoy afrontamos nuestro segundo día de talleres. Estos días muchos han sido los comentarios entre ellos sobre los “truquillos” de cada uno de los talleres y no tardan en ponerlos en práctica. La cartera de comic, el atrapasueños y el llavero de abalorios les motivan y se esfuerzan en hacerlos con mucha dedicación.

La mañana termina con un rato de tiempo libre que los chicos emplean para jugar al ping-pong, escribir alguna carta, escuchar música y ensayar bailes. La zona del campo deportivo siempre es una opción para estos momentos.

Después de la comida los más peques del campamento tienen su momento Masterchef, y nos sorprenden a todos con la elaboración de una siempre rica gelatina que nos ayuda a estar hidratados en los momentos de más calor.

Por la tarde tiempo para terminar los talleres que quedaron casi a punto por la mañana. Después merienda y de nuevo juegos deportivos en casa y en las instalaciones del pueblo. Una nueva jornada de baseball, tiro con arco y floorball para que todos participen de estos juegos menos habituales en nuestro día a día.

Duchas, cena y velada para seguir pasándolo bien. La velada de hoy hace partícipes a todos nuestros chicos. Han de organizar toda una serie de actuaciones, parodias, coreografías e imitaciones dignas del mejor de los programas de televisión. En próximos días ellos serán los protagonistas de la velada nocturna y a buen seguro nos harán pasar un buen rato.

A dormir que mañana habrá más sorpresas.


Miércoles 6

El día amanece soleado en Las Navas después de la noche de tormenta de ayer. Sueño profundo que demuestra que nuestros chicos lo dan todo en cada jornada. Aseo personal y a desayunar. Hoy hay tostadas además de las galletas, rosquillas, bizcochos, cereales y zumo que habitualmente tenemos.

Tras el desayuno toca zafarrancho de limpieza. “Repaso” en profundidad de las habitaciones para dejarlas bien ordenadas, barrido de zonas comunes y limpieza de baños son algunas de las tareas en las que nuestros campistas colaboran de buen grado.

En la jornada de hoy disfrutaremos de una apacible jornada en las piscinas municipales que hay a escasos minutos andando de nuestro albergue. Juegos deportivos y de cartas, combinados con zonas de solárium y columpios, llenan de actividad a todos los peques y al recinto de la piscina que parece que abren especialmente para nosotros.  El buen ambiente y compañerismo reinan a la hora de jugar, darse crema y compartir baños.

Siempre hay oportunidad de buscar otro tipo de entretenimientos y un grupo de chicos se afana en capturar lagartijas. Finalmente consiguen capturar una con la que juegan un rato para devolverla a su entorno al finalizar la mañana.

Después de una mañana intensa, llega la hora de la comida para reponer fuerzas y descansar un poco. Algunos aprovechan este descanso para escribir cartas a sus familiares y amigos. Parece que hay mucho que contar. De regreso a la piscina enseguida se rompe la timidez a la hora de meterse al agua. La piscina infantil se convierte en el lugar preferido de juegos.

A media tarde el juego se convierte en un intento por tirar a los monitores al agua. Pocas veces se les ha visto tan organizados para alcanzar un objetivo común. Las pirámides humanas pone a prueba también su imaginación y capacidad para organizarse. Con la merienda termina nuestra jornada de baño.

Antes de la cena tendremos una primera parte de la adaptación un tanto particular del televisivo programa “Uno para ganar”. Risas, emoción y trabajo en equipo se siguen consolidando en nuestro campamento.

Después de la cena segunda parte de la velada para dar a conocer qué equipo consigue llevarse el triunfo en el cómputo total de las pruebas. Haber disfrutado de la velada fue la mejor de las victorias.

Breve reflexión y a dormir que los días pasan y el cansancio se hace notar.


Martes 5

La música nos despierta más pronto de lo habitual y nos abre la puerta a la primera salida de estos campamentos. Nuestros chicos esperaban con ansia un poco más de aventura fuera del albergue, y esta jornada en la sierra de Gredos a buen seguro que se la ofrece.

El autobús comienza el viaje hasta nuestro siguiente destino: Hoyos del Espino. Allí nos organizamos por grupos para dar un magnífico paseo a caballo en tan hermoso paraje. Algún nervio que otro hasta comprobar la docilidad del animal y en pocos minutos la emoción invade a todos nuestros “jinetes”. Mientras tanto el resto de los chicos se da un refrescante baño en unas piscinas naturales mientras a la espera de su turno de caballos. Amenaza tormenta aunque tras unas gotas el sol vuelve a acompañarnos.

Tras un picnic, nos disponemos a seguir disfrutando del entorno. Nos dirigimos a Navarredonda de Gredos, y más concretamente a una zona de pozas naturales llamada Valdeascas. Un divertido baño ocupó la mayor parte de la tarde. Después de merendar regresamos al albergue para una reconfortante ducha antes de cenar.

Acabamos el día con una velada tranquila. Dos juegos por todos conocidos: “Los barcos” y “Pasapalabra”. Buen colofón para un día que dejó un agradable sabor de boca.

Para finalizar el día hacemos la reflexión. Un momento para pensar, proponer y compartir vivencias y sentimientos.


Lunes 4

La primera noche transcurre con “normalidad” después del intenso día de ayer. A nuestros campistas les cuesta encontrar el momento de dormir todavía agitados y nerviosos por la experiencia que están viviendo. Suena la música y se suceden las carreras por el pasillo en dirección al tablón de anuncios para conocer cuál será el plan de hoy. El calor nos volverá a acompañar a lo largo de toda la jornada y una pequeña tormenta al atardecer refrescará el ambiente.

Desayuno enérgico para el largo día que nos espera. Limpieza y organización de la casa para seguir cómodos y, enseguida, manos a la obra.

Esta mañana empezamos los talleres manuales: Paloma y María nos enseñan a hacer una cartera de comic y un bonito atrapasueños para decorar nuestras habitaciones. Con Raúl, Diego y Marcos hacemos una simpática rana con abalorios que puede servirnos como llavero. La curiosidad por cómo han ido los talleres se extiende a lo largo de toda la mañana hasta que por la tarde se da fin a los mismos con la hora de la merienda.

La tarde la dedicamos a realizar diferentes actividades deportivas. En las instalaciones deportivas del ayuntamiento se juega un igualado partido de beisball que siempre deja con ganas de más. Parece que nunca se batea la pelota lo suficientemente lejos, y ambos equipos se van superando en este sentido. Por otro lado, en el patio de la casa tenemos a un grupo de campistas afinando su puntería en una actividad de tiro con arco, mientras otros dos equipos demuestran su habilidad en el manejo del stick practicando floorball.

Llegamos al albergue a tiempo para la cena. Algunos aprovechan la misma para hacer las primeras estrategias para la velada de esta noche: “Romel y Monty” en el pabellón polideportivo del pueblo. Los más veteranos se implican al máximo en la primera batalla aleccionando a su ejército. Primera batalla ganada, que no la guerra. De regreso a casa algunos ya piensan en la revancha y en cómo sorprender al equipo contrario para hacerse con la victoria.

Ya en el albergue, la reflexión final nos ayuda a evaluar el día y a pensar cómo seguir disfrutando de esta experiencia. Debemos estar agradecidos y saber valorar lo que la amistad puede ofrecernos.

A dormir que mañana hay que estar enteros.


Domingo 3

Mañana tranquila de domingo para dar comienzo a los campamentos de verano de primaria de nuestro colegio. Alegría, nerviosismo e ilusión se juntan a partes iguales en los patios del colegio en la despedida que los familiares dan a nuestros campistas deseándoles felices días.

El viaje transcurre con normalidad y buen ánimo, y tras una breve parada para almorzar, las murallas de Ávila nos sorprenden en la lejanía. Nuestro destino está ya muy cerca y el grupo aprovecha para entonar las últimas canciones de su repertorio.

Tras la llegada, reconocimiento de la casa, reparto de habitaciones, organización de los materiales, normas de convivencia y ….,¡a comer para reponer fuerzas!

La tarde comienza con una breve dinámica para ir “haciendo grupo”. Distribuidos en equipos deben consensuar un nombre, escudo, lema y grito de guerra para distinguirse a lo largo de estos días. No resulta sencillo, pero la implicación y el diálogo con los compañeros nos deja más que satisfechos. Por la noche conoceremos la identidad de cada uno de los grupos.

Después de la merienda (un esperado bocadillo de chocolate), damos un pequeño paseo hasta la fuente del Sauco para tener una sencilla pero bonita misa campestre. Con una visita al pueblo para acabar de situarnos terminamos la tarde y regresamos al albergue para ducharnos y cenar.

Expectación por conocer el trabajo que cada uno de los grupos hizo por la tarde. La originalidad y creatividad ayudan a que la presentación de equipos sea un momento de seguir aprendiendo.

Las risas, juegos y buen ambiente en general, demuestran la buena predisposición con la que hemos comenzado. Esperemos que continúe acompañándonos el resto de días.

A dormir que mañana toca…